Fibromialgia, Salud Mental y Cronichat

Sí, Fibromialgia y Salud Mental, que no nos dejamos nada

¿Que por qué os vengo a hablar de esta mala combinación ahora?Fibromialgia y Salud Mental.

Pues porque la Salud Mental es el tema del primer #Cronichat del año 2020, y es un tema que me toca de lleno.

Más que tocarme, me ha pisoteado a lo largo de mi vida; ya os conté algunas de mis experiencias en un post anterior.

De manera, que cuando se planteó que el tema del mes de enero en Cronichat sería la Salud Mental, antes de nada, me dije, «Vamos Maite, tu puedes con esto»

Remontando. (Fibromialgia y Depresión)

Aún estoy recuperándome de mi último bajón anímico, que me llevó a pedir ayuda a mi medico de Atención Primaria; y a alejarme un tiempo de las redes sociales que tanto me gustan.

Estoy recuperándome, sí.

Creo que ya ha pasado lo peor, pero aún no estoy bien, lo reconozco.

Incrementar la medicación para la depresión me ha ayudado mucho, sin duda, pero es pronto, demasiado pronto para decir, que ya estoy bien.

Han sido meses duros, en los que la sensación de vacío, se adueñaba de mi, impidiéndome seguir con mi vida, con mi rutina.

Afortunadamente, como he dicho, creo que lo peor ha pasado; ya no hay llanto incontrolado, ni ataques de ansiedad, ya no me siento vacía; al menos tan vacía como hace semanas.

Y me enfrento a un mes de Salud Mental.

Os puede parecer una tontería, sin embargo, os aseguro que no lo es.

Eso sí, antes de nada, es importante aclarar, que lo he elegido yo, nadie me ha obligado, ni me ha impuesto nada; yo solita, he decidido participar como venía haciendo habitualmente en el Cronichat.

A pesar del tema; de los recuerdos, del dolor.

A pesar del vacío.

Mi Salud Mental y mi Fibromialgia van de la mano

Inseparables.

Desde que se conocieron, inseparables.

Una condiciona a la otra.

Cuando estoy peor de la Fibro, con un incremento del Dolor Crónico, de la Fatiga, de las limitaciones; entonces, mi Salud Mental se ve afectada.

No voy a decir, aunque lo he pensado; que no debería sentirme así, que después de tantos años de Fibro, debería haber aprendido a manejar mis emociones, evitando así que influya en mi estado de ánimo.

Y no lo voy a decir, porque yo no tengo la culpa.

En absoluto, yo no soy culpable, ni de tener Fibromialgia, ni de tener problemas de Depresión y Salud Mental.

A pesar, de que puede resultar obvio, por muchos años que pasen, no puedes evitar, que de vez en cuando, te afecte una etapa con más Dolor, una crisis, y tu ánimo decaiga.

Del mismo modo, evidentemente, cuando tengo un bajón anímico, mi Fibromialgia también se resiente, y se incrementa el Dolor; vamos que una por otra, la cuestión es que siempre me duele.

Una vez más, mi Fibromialgia y yo en #Cronichat

Imagino que a estas alturas, ya sabéis lo que es, cómo funciona; pero por si acaso, os dejo aquí la web, para que podáis conocer un poco mejor su funcionamiento, y el trabajo realizado hasta ahora.

Hoy, aquí, os voy contar mis opiniones, respuestas y experiencias vividas el jueves durante el Cronichat dedicado a la Salud Mental.

¿Es más difícil reconocer la necesidad de ayuda para un problema psicológico, que para uno físico?¿A qué crees que es debido?

Esta fue la primera pregunta lanzada.

1ª Pregunta de Cronichat
Fibromialgia
P1. Pregunta lanzada por Miguel A. Rizaldos. Psicólogo Clínico.

Creo que no es sencillo explicarlo; al menos desde mi punto de vista, claro; que es sólo eso, mi punto de vista, ni mejor ni peor que el vuestro, ni por supuesto más o menos acertado.

En un principio, partiendo de un estado de salud óptimo, la diferencia entre reconocer la necesidad de ayuda, no es muy grande.

No olvidéis que hablo de mi, de mi experiencia y vivencias.

Cuando noté los primeros síntomas de la Depresión, no lo dudé y acudí rápidamente a pedir ayuda; igual que cuando he tenido un problema de salud física.

Yo estaba sana, (exceptuando un dolor que empezaba a gestarse como crónico), me encontré mal psicológicamente, y acudí a mi médico a pedir ayuda.

Pero sí es cierto, que con el actual ritmo de vida que llevamos, en el que todo son prisas y estres; no se le da mucha importancia; tendiendo a pensar, que es algo pasajero que pasará en cuánto bajemos el ritmo.

Aunque siendo sinceros, ese frenético ritmo, nunca baja; lo que puede llevarnos a sufrir algún tipo de trastorno mental.

No le damos importancia al estrés.
Fibromialgia.
El estrés puede derivar en problema de salud mental.

En cambio, cuando la Fibromialgia irrumpió en mi vida, arrasándolo todo. No me dí cuenta, no fui consciente de la necesidad de pedir ayuda psicológica.

La enfermedad física, lo cubría todo, y tardé años en darme cuenta, que yo no lo estaba gestionando bien, que no estaba actuando bien. Y que era imprescindible pedir ayuda para poder poner en orden mi vida.

Estaba tan centrada en la enfermedad, que no veía más allá del Dolor, las limitaciones, los problemas que conllevaba.

Creo que cuando tienes una enfermedad como el Dolor Crónico o la Fibromialgia, una enfermedad crónica que te limita y cambia tu vida; estás tan obsesionado por volver la normalidad, que no te percatas, de que lo realmente necesario es el apoyo psicológico que te acompañe en el proceso de la enfermedad.

Todo sería más sencillo, si junto al diagnóstico recibieramos información y apoyo psicológico. No parece difícil de conseguir, pero la realidad es que ese apoyo no existe.

Por otra parte, también existe un problema importante, al que nos enfrentamos muchos pacientes de Fibromialgia y de otras enfermedades, cuya característica principal, es el Dolor Crónico; y es que, muchos profesionales sanitarios no creen en nuestro dolor.

Es más, creen que exageramos, que mentimos, con lo cual, la confianza y el respeto, desaparecen de la relación médico paciente; y este último se tiene que enfrentar sólo a las consecuencias a nivel psicológico de su Dolor Crónico.

¿Hablas con naturalidad y confianza de tu Salud Mental con los profesionales sanitarios que te rodean?¿Y con tu familia, pareja y amigos?

 Fibromialgia

Aquí he de decir rotundamente, que la diferencia entre profesionales sanitarios y mi entorno cercano es abismal.

Con los primeros, hablo abiertamente, con sinceridad, pregunto, les cuento mis miedos, mis inquietudes, espero su ayuda.

Claro que, por suerte, he encontrado grandes profesionales de Salud Mental que me han escuchado, me han comprendido, por no hablar de mi Médico de Atención Primaria, al que adoro.

Sin embargo, cabe destacar, el hecho de que hoy día, por la situación del Sistema Sanitario, por la saturación de los profesionales sanitarios, no se nos escucha. Es cierto, entras en la consulta de un profesional, te pregunta, y en cuanto comienzas a hablar, a los 10 segundos, (no sé donde leí que los médicos dejan de escuchar a los pacientes a los 6 segundos), el profesional te interrumpe, y se acabó la historia.

Fibromialgia
Los profesionales de la salud, no nos escuchan.

En cambio con la familia…..

Es todo tan distinto.

Ya lo he comentado anteriormente, tanto en el blog, como en mis redes sociales; nunca, nunca, se ha hablado en mi casa, en mi familia, de mi Salud Mental, de mis Depresiones, de mis ideas suicidas.

Nunca.

Mi familia no recibió información alguna cuando en 1998 sufrí la «Gran Depresión», pero es que años antes, cuando con 14 años, ya mostraba síntomas depresivos, yo no acudí al médico, no lo hice; no obstante, mi familia tampoco. Todo quedó en un «esta niña es tonta».

Con estas experiencias, es normal que no lo hable con ellos. He pasado épocas malas sin que se dieran cuenta, sin que lo supieran, incluso he ido a terapia psicológica sin que nadie lo apreciara.

Salud Mental, Familia y Etiquetas

Cuando una persona tiene problemas de Salud Mental, es habitual que rápidamente, se la etiquete; porque somos así, nos gusta etiquetar, ordenar las cosas, y a las personas. Para en consecuencia, actuar con ellos, respecto a esa etiqueta.

A mi me etiquetaron de «débil», mucho antes de sufrir la Depre. Y los problemas de Salud, tanto mental como física, no han hecho más, que afianzar la creencia de que soy frágil, delicada, sensible, floja.

Tantas etiquetas y tan repetidas que me las creí, yo misma me las impuse, y por tanto veía normal que los demás lo hicieran.

Y eso es lo peor, de verdad que sí, creerte las etiquetas que los demás te atribuyen.

Dado que cada etiqueta que te impones, te limita, te pone barreras, te frena y te impide crecer, avanzar.

Las etiquetas arruinaron mi vida, durante muchos, demasiados años, me las creí, las asumí como parte de mi personalidad.

Yo sí recibí apoyo psicológico, y aprendí a desprenderme de ellas, pero mi familia no lo hizo, y nunca han sabido manejar mi Salud Mental; de manera que la comunicación, respecto a este tema, es nula.

¿Crees que el tratamiento farmacológico y psicológico son complementarios?¿Qué puede aportar cada uno?

Fibromialgia
Salud Mental y Tratamientos.

Sin duda.

Ambos son necesarios, y perfectamente compatibles.

Vivir con Fibromialgia y Dolor Crónico no es sencillo, y puede alterar tu equilibrio mental; de manera que la terapia psicológica es imprescindible.

Como ya he dicho anteriormente, junto al diagnóstico, se debería recibir atención y apoyo psicológico.

Sólo de esta manera conseguiríamos, aprender a manejar mejor la situación, e impediríamos que la enfermedad arrasara nuestras vidas.

Fibromialgia

El apoyo psicológico nos facilitaría el proceso de aceptación y adaptación de la enfermedad; lo que en consecuencia, supondría una mejora en nuestra calidad de vida.

¿Sientes que los problemas de #SaludMental empeoran los síntomas físicos? Y ¿Viceversa?

Fibromialgia

Y con esta pregunta, lanzada por Jeffrey, un gran #pacientesquecuentan, paciente y profesional sanitario, ya que también es psicólogo;(tenéis que leer su blog), cerrábamos el #Cronichat dedicado a la Salud Mental.

Con una pregunta, al menos para mi, obvia.

Sí, por supuesto que mi Salud Mental afecta a mi Fibromialgia, y evidentemente este fenómeno también sucede en la dirección opuesta; esto es, mi Fibromialgia, mi Dolor Crónico afectan a mi Salud Mental.

Creo que es imposible evitarlo.

Fibromialgia
Salud Mental y Fibromialgia, un círculo vicioso.

Por un lado, dado que, como ya he explicado en infinidad de ocasiones; unas enfermedades como la Fibromialgia y el Dolor Crónico, suponen tantos cambios en tu vida, que es complicado, muy complicado aceptar su diagnóstico y sobrellevarlas, sin que tu Salud Mental se vea afectada.

Aún cuando consigues aceptarlas, incluso adaptarte a ellas, a las limitaciones, al cambio de ritmo, al vuelco general que da tu vida; aún así, digo, es fácil caer, es fácil tener un problema de Salud Mental; dado que vivir las 24 horas del día, los 365 días del año con Dolor Crónico, no es sencillo y tu mente acaba viéndose afectada.

Y por otro lado, en las épocas en que mi Salud Mental se ha visto alterada, los problemas físicos se recrudecen.

El pesimismo, el bajón anímico te lleva a verlo todo de manera negativa, a centrarte en lo malo; esto es en el Dolor, pasas más horas al día, escuchando tu cuerpo, pendiente de tu Dolor, lo que hace que se dispare.

Hasta el próximo #Cronichat

Un día más, una vez más, nuestro Cronichat fue un éxito; cientos y cientos de tuits, más de 400 cuentas de Twitter se acercaron para hablar, conversar, opinar, aprender, informar.

Es un evento mágico, para mi al menos, te da la posibilidad de contactar con personas de fuera de tu círculo habitual; con las que conversar, y de las que siempre aprendo muchísimo.

Acaba un Cronichat, pero ya estamos trabajando en el siguiente, que también será muy especial para mí, ya que el tema a tratar es la Depresión.

Os espero el próximo jueves 30 de Enero a las 21h.

Fibromialgia
Próximo Cronichat

Hasta entonces, y como siempre, seguiremos #SiempreAdelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *