Me llevo la Fibromialgia de viaje

Un nuevo viaje, una nueva ilusión, Barcelona nos espera muy pronto; y claro, mi amiga Fibromialgia también se viene.

Pues sí, ya estamos preparando de nuevo la maleta para irnos de viaje, esta vez toca Barcelona, y por supuesto que, mi Fibromialgia, mi Dolor Crónico me acompañan.

Como siempre, ante un viaje, además de los nervios, de la ilusión, del entretenimiento que supone buscar alojamiento, planear rutas; como siempre, surge el miedo, las dudas.

¿Podré aprovechar el viaje?, ¿aguantaré las caminatas?, ¿seré capaz de seguir el ritmo?. Son muchas las dudas, muchas las situaciones que me producen inseguridad, miedo.

Pero ninguna me frena.

Cuando vives con Fibromialgia, con Dolor Crónico, tu vida tiene otro ritmo, y eso afecta, por supuesto, a las vacaciones.

Yo no renuncio a viajar, desde luego que no, pero sí me toca adaptar los viajes, las escapadas, a mi situación.

La Fibromialgia no me para; sólo me hace más lenta
La Fibromialgia no me para, sólo me hace más lenta.

Cómo planifico mi viaje.

Elijo siempre trayectos cómodos, cortos; sé que no aguantaría un viaje en autobús de 8 horas, ni las míticas 24 horas en tren, que cuando era pequeña, duraba el trayecto Alicante-Bilbao.

Esta vez el medio de transporte elegido es el tren; ya que me permite moverme; no tengo que permanecer sentada todo el tiempo; lo que ayuda a que mi dolor de espalda no se exacerbe demasiado.

La elección del destino, imagino que como siempre que se plantean unas vacaciones, tiene un significado especial; si bien, el año pasado elegíamos Amsterdam para que mi hija viera en persona, a una amiga que conoció en redes sociales hace algunos años.

Este año, nos mueve la música, y mi hija, por supuesto, y nos vamos a ver el concierto que Shawn Mendes dará en Barcelona el próximo 26 de marzo. Por si no sabéis quién es aquí os dejo un vídeo.

Respecto al alojamiento, aún no está decidido; pero seguramente optaremos, como en otras ocasiones, por un apartamento, donde es más sencillo para mí descansar, si nos vemos obligadas a parar, como suele pasar, a medio día, para que yo recupere fuerzas.

En un hotel, obligo a mis acompañantes a estar en silencio, para que no sólo mi cuerpo se recupere, si no, también mi cabeza, que con tanta información nueva, tantas emociones, se satura a veces.

Una vez resuelto el transporte y el alojamiento, sólo nos queda planear las rutas, planificar los traslados una vez en destino, mirar el pronóstico del tiempo para hacer la maleta, (sí, ya sé que aún queda mucho).

Y por supuesto, comprobar y repasar mis citas médicas y mi receta electrónica para asegurarme que no me va a faltar ninguna medicación, porque ya sabemos lo mal que se llega a pasar cuando esto ocurre. Os hablé de ello en un post  ✅  .

No renuncio a viajar.

Por supuesto que no renuncio a viajar, mientras económicamente me lo pueda permitir, y os aseguro que hay un esfuerzo económico detrás de cada viaje; seguiré viajando, más cerca o a veces más lejos, pero lo pienso seguir haciendo.

Porque como digo siempre, la Fibromialgia no me para, sólo me hace más lenta.

Si tu cuerpo te limita, no dejes que tu mente también lo haga.
No dejes que el dolor crónico te limite.

No puedo llevar el ritmo de una persona «sana», es cierto, necesito mis descansos, mis paradas, mi medicación, pero viajo. Disfruto de unos días de desconexión, días de risas y complicidades; días de crear #ViviendoMomentos inolvidables.

Voy a divertirme y pasarlo bien, lo prometo. Ya tengo bastantes límites y problemas con el dolor crónico y la fibro, en mi vida normal, de manera que durante 4 días intento pasar por encima de ellos, de puntillas, sin hacer ruido.

Aunque, la verdad, es que no lo consigo, pero bueno, lo intento, lo disfruto, lo vivo.

Durante el viaje, y por supuesto, después, el dolor se intensifica debido al sobreesfuerzo que supone, estar todo el día de un lado a otro, haciendo turismo.

¿Vale la pena?, sí, ¿me compensa? por supuesto.

Sí, me compensa, claro que me compensa.

Son días de disfrutar en familia, ¿os he dicho ya que el viaje es como todos los años, con mi hija y mi madre?. Sí, un año más, nos vamos las tres juntas de vacaciones, son sólo 4 días, pero para nosotras es el Gran Viaje, es la oportunidad de olvidarnos de todo, de disfrutar, de compartir.

Me llevo a la Fibro de paseo, que vea mundo; sí, vamos a disfrutar, a sentir a vivir; vamos a seguir #SiempreAdelante.

 

Deja un comentario