Mi gin tonic….

     Hay días que me digo, ‘coño, me lo he ganado’, pero al final no lo hago, porque …no sé, realmente no sé por qué no me atrevo, o no me lanzo, pero bueno, hoy sí, hoy me he dicho, ‘Maite, que coño, hoy sí que sí’.

     Y aquí estoy, feliz y relajada, después de un día intenso, después de una Navidad intensa, después de unos meses intensos.

       Sí que me lo he ganado, sí.

    Hace un mes y medio que me pusieron el ácido zolendronico y desde entonces todo ha sido un caos, mi salud ha sido un completo despropósito, mi cuerpo ha declarado la anarquía y aquí estoy, aguantando, pero feliz.

  Hace un mes y medio que el maravilloso chute de seis horas que refuerza mis huesos, me hizo perder el rumbo, y aquí sigo, con un cuerpo desorientado y a la deriva; 6 semanas con el estómago al revés, el sueño desordenado y el cuerpo rendido. He perdido 12 kilos, he tenido noches de 2 horas y días eternos. He reído y he llorado, y aquí sigo.

     Y hoy sí que sí, porque he perdido la cuenta de los días malos…3 mal…. 1 bien…4 mal……2 bien…… ya no cuento días malos, no, ahora cuento los buenos, y los celebro porque son maravillosos me siento llena de vida y energía, y soy feliz. Pero en los malos también, en los malos también me siento llena de vida, de energía, y soy feliz, claro que soy feliz, porque pese a todo, son días de mi vida, y sólo por eso, son increíbles y merecen la pena.

      Pero hoy ha sido un gran día, uno de esos en los que nada ni nadie te puede parar, porque sencillamente estás vivo y rodeado de gente maravillosa; sí, así ha sido el día de hoy. De manera que ahora, aquí a solas en mi casa, decido ser feliz y estar bien, y beberme mi copa y brindar por mí, por mi maltrecho cuerpo, por mi amiga la fibromialgia, y por la vida, por mi fascinante vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *