Mis días son de colores

Me niego a ver la vida en blanco y negro, prefiero los colores.

Que soy optimista, alegre, positiva y vital creo que todos lo sabéis; pero también tengo mis días regulares, peores, menos buenos, porque en esta vida no todo es blanco o negro, ni siquiera una escala de grises; yo tengo mis días de colores.

      Días de un azul intenso porque brilla el sol y me siento llena de energía; días rosas porque paso más tiempo con la gente que quiero, con la que de verdad me importan; días verdes porque siento que lo estoy haciendo bien; días rojos porque los lleno de pasión; días naranjas porque los dedico a poner en orden mi casa, mi vida; días fucsia porque me siento creativa…. colores y más colores que llenan mis días.

Mis días tienen todos los colores del arcoíris
Yo elijo llenar mis días de colores

       Quizás penséis que estoy loca, pero yo lo vivo, lo veo así. Es más me centro en intentar que haya color, en evitar los días grises y negros que para mí están llenos de quejas, de lamentos, de amargura, de tristeza; esos días aunque intentan amanecer en mi vida hago lo posible por teñirlos de color.

      Hoy es un día de un tono violeta intenso, un Pantone 235 C, porque mi cabeza está nublada, está encerrada en una neblina que no le deja pensar ni actuar con claridad. Tal vez por eso este desvarío tan lleno de pigmentos y matices.

Y podréis pensar que hoy es un mal día, pero no, solo es un día peor, un día algo más complicado, que se me está haciendo eterno, pero es un día que también está lleno de cosas buenas, como el sol tan espectacular que luce y que entra a borbotones por mis ventanas bañando mi casa de luz, de calor; es un día que estoy compartiendo con una de mis personas favoritas y estoy feliz; a pesar de todo, sigo estando feliz. Porque no me cansaré de repetirlo, yo elijo cómo afrontar las cosas, las situaciones, y he decidido ser feliz, pese a todo; pese a todos.

      Es un día peor, de los que se me están acumulando demasiados últimamente, pero que le vamos a hacer, la fibro es así; por eso no me rindo. A pesar de tener ganas de llorar, de gritar, a pesar de saber y reconocer que no estoy bien; no es un día malo, porque la vida me sigue pareciendo maravillosa y llena de cosas buenas, y con ellas me quedo.

      Los colores para mí, son importantes, tienen un significado, y todos los que hay en mi vida, (bueno casi todos) los he elegido por un motivo concreto, con una intención.

      Y es que hace años que decidí centrarme en disfrutar de la vida, de las pequeñas grandes cosas que me ofrece, decidí sentir la vida, y para eso debía otorgarles a mis días un color, un olor, un sabor, un número o letra, y como siempre me ha gustado el sol, su luz; me decanté por elegir colores, elegir luz.

A estas alturas ya debéis haber confirmado que sí, no soy normal, pero soy feliz, con mi vida de colores, soy feliz; a pesar de la Fibromialgia, a pesar del Dolor Crónico, a pesar de mis limitaciones, mi felicidad es de colores.

Deja un comentario