Palabras

      Ese momento en el que el miedo te atenaza el corazón,  en el que te sientes al borde mismo del abismo. 
      Y solo esperas escuchar unas palabras que te arranquen de la caída que te arrastren en sentido contrario, que impidan a la gravedad ejercer su atracción.  
     Unas palabras que te devuelven a la vida, que liberan en tu interior la fuerza de mil mares que te atrapan  y es entonces, sólo entonces cuando en un último intento desesperado por sobrevivir te impulsas y  un grito ahogado emerge de lo más profundo de tu ser.
     Y estas viva.
    Y te derrumbas,  y tiemblas,  lloras, y quieres gritar….estoy viva. 
    Estoy viva porque una vez morí ante esas palabras que no fueron pronunciadas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *