Silencios

¿Y si quiero gritar, llorar y desgarrarme la voz, la garganta, el alma? ….. Pero en silencio, siempre en silencio.

Hay silencios que dañan, que hieren, que consienten y matan, hay silencios cobardes.

Pero hay silencios que son gritos atormentados, desolados, exasperados.

Son silencios que fustigan la mente y el alma de un corazón devastado.

Silencios llenos de palabras no dichas, de gritos ahogados,  que llenan el aire, que retumban en el pensamiento, en los oídos, en la garganta, que oprimen los pulmones en una apnea forzada.

Son silencios.

Son, mis silencios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *