#ViviendoMomentos

Hay que ser positivos, porque es bueno para la salud.
SiempreAdelante

Sí, es cierto, sólo tienes que probar a no serlo, piénsalo. cuando te duele algo, (con Fibromialgia a veces es más sencillo preguntar qué no te duele), si empiezas a pensar lo terrible que es el dolor, lo mucho que te duele, el daño que te hace; si te convences que te va a durar horas, probablemente todo el día y no vas a poder hacer nada de lo previsto, porque te duele muchísimo, tanto que no vas a poder ni cocinar, y entonces además de dolor tendrás hambre, y el estomago revuelto, y te marearás, y te dolerán estómago y cabeza también….. si piensas así, seguramente pasarás el día en el sofá o la cama lamentándote de tu suerte, y maldiciendo al dolor; y acabarás el día con más dolor (por no haberte movido), con hambre y deprimido, porque es que te duele.

      Parece exagerado, ¿verdad?, pero no, no lo es; cuando vives con Dolor Crónico hay momentos de crisis, de picos de dolor, de cómo lo quieras llamar, que te desesperan y tu solito entras en una espiral de quejas, de dolor, de incapacidad, de tristeza tales, que si no le pones freno te dirige irremediablemente a la depresión.

      Así que, lo dicho, hay que ser positivos, optimistas, vitales.

      Pero tampoco vayamos a caer en los extremos de creernos que vivimos en un mundo de purpurina, confeti y unicornios; no, seamos positivos, no ingenuos.

Siempre Adelante
Siempre Adelante, porque la vida es maravillosa y tenemos muchos, muchísimos motivos para ser felices.

Seamos positivos con los pies en el suelo, en la realidad, nuestra realidad, que sí, ya sé que es dura, pero también vivimos una realidad en la que tenemos hijos, nietos, sobrinos que con una sonrisa, con un gesto, una palabra nos alegran el día; una realidad en la que tenemos pareja, novio, marido, o amigos en los que apoyarnos cuando estamos mal, y que nos hacen sonreír con un mensaje de buenos días.

      Nuestra realidad está llena de cosas buenas, positivas; os cuento las mías para que así podáis pensar en las vuestras. 

      Partimos de la base que quizás os parezca rara, un poco loca o trastornada, sí, posiblemente tengáis razón, sé que soy rara, pero bueno, vamos allá, con mi realidad y lo que me hace feliz.

      Me hace feliz sentir el agua caliente de la ducha por las mañanas, me relaja, me recuerda que soy afortunada porque tengo una casa, un piso donde vivir; me hace feliz poner sábanas limpias, porque me encanta mi habitación, sencilla, rosa, dulce, y la miro y soy yo, sin disimulos, sin querer aparentar nada, sencillamente yo.

      Me gusta ir a trabajar, porque tengo trabajo, un trabajo que me llena, me hace feliz, donde me siento querida, valorada; y ahora que tengo más trabajo, aunque me cueste, lo disfruto. Me hace feliz ver el sol cada día, el mar cada mañana, porque me llenan de energía; a veces levanto la cara y dejo que el sol bañe mi rostro unos segundos, respiro profundo y soy la mujer más feliz del mundo.

Me hace muy feliz llegar a casa y coincidir un rato con mi hija, Emma, comer juntas mientras hablamos  y hablamos, para después compartir unos momentos en la cama mientras yo descanso; tiene 17 años, pero como cuando tenía 3, nos tumbamos en la cama, nos hacemos cosquillas, nos contamos cosas, soñamos, y como ella dice con mi “magia de madre” le ayudo a buscar soluciones a sus problemas, y con esos 15 o 20 minutos en la cama, recargo mis pilas y vuelvo a pensar que la vida es maravillosa.

Puede que no todos los días sean buenos, pero hay algo bueno en cada día.

Los días están llenos de cosas buenas, sólo hay que parar y pensar para descubrirlas.

      Me hacen feliz tantas cosas, que escribiría un libro, y no me puedo olvidar, del vermú de los sábados, de las tardes de domingo en casa sin salir, de los lunes que ya me acercan al fin de semana, de los mensajes de whatsapp de buenos días y hasta mañana llenos de cariño, de amor.

       Espero que llegados a este punto, os haya hecho sonreír y pensar en algunas de las cosas que os hacen felices, porque de eso se trata, de pensar y sonreír. Ese es mi objetivo; ese es el objetivo que ya os dije en otra entrada, http://danzandoenelteclado.com/la-maleta-de-las-preocupaciones/ que llevaría a cabo en noviembre, convertirlo en un mes alegre, lleno de pensamientos positivos.

Y para ello he creado el hashtag  #ViviendoMomentos que podréis seguir en mis redes sociales, pero sobre todo en mi Twitter  https://twitter.com/danzando_mp

A través de #ViviendoMomentos os animaré a compartir aquello que os hace sonreír, que os hace felices, porque tener pensamientos positivos es la mejor manera de llevar el día; y a veces por el dolor, por la situación que atravesamos con nuestra enfermedad, nos olvidamos de lo importante que es pensar en positivo.

      Desde aquí os animo a compartir vuestros momentos, a comentar los mios, los de los demás, a hacer retuit, a darle a me gusta; os animo a ser positivos y llenar nuestras redes de Momentos felices.

Vamos a Vivir los Momentos que nos hacen feliz, a disfrutarlos a sentirlos, porque nos duele, sí, sin duda, pero somos felices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *